Lo más común es que pasemos gran parte de nuestro día en la oficina, por lo que podemos decir que la oficina es nuestro segundo hogar. Entonces… ¿por qué estar incómodos en ella?

Es importante cambiar cada cierto tiempo el espacio de trabajo pero también hay una serie de motivos de peso por los que renovar la oficina se vuelve casi una necesidad. Aumento en la plantilla, deficiencias estructurales que afectan al ambiente, cambios en la forma de trabajar, una mudanza, apertura de una nueva oficina, optimización del espacio, etc.

Entonces… ¿Qué elementos tengo que tener en cuenta a la hora de remodelar mi oficina?
Diseñar y amueblar tu oficina no tiene que ser un dolor de cabeza, ¡todo lo contrario! Diviértete con este proceso y no cometas errores tontos. Te echamos una mano con estos tips para amueblar tu oficina:

Haz una lista con los elementos esenciales para tu oficina
Son muchas las formas que hay de decorar y amueblar oficinas pero lo más importante que tenemos que tener en cuenta es la función que va a cumplir el espacio y qué necesita nuestro equipo para trabajar.

Comienza definiendo:
– Si se trabaja de manera individual o en equipo
– Si necesitas una zona multiusos para reuniones, eventos, etc.
– Si requieres muebles de archivo y almacenaje.

Distribuye bien el espacio
Evalúa las dimensiones del espacio en relación a tus necesidades de organización. Considera el número de puestos de trabajo, número de salas de reuniones, recreativas o de descanso y cuál es la capacidad de archivo y almacenaje que dispones en el espacio que vas a utilizar.
Esto te va a ayudar a verlo todo desde fuera y de una manera más estructurada para conocer mejor las necesidades que cada espacio tiene en cuanto a mobiliario y decoración.
Un consejo muy útil es el de tener en cuenta detalles como ventanas, puertas, columnas, etc. que interfieren en el diseño de tu oficina.

Elige el mobiliario
Ya sea un espacio grande o pequeño, el mobiliario de oficina será clave para la funcionalidad de la oficina.
Optar por mobiliario reacondicionado es una opción muy buena a valorar ya que nos ofrece la posibilidad de adquirir un mobiliario de calidad superior a un precio asequible y económico.
La cantidad de marcas y estilos que conseguirás al buscar mobiliario de oficina de segunda mano son muchas. De hecho, podrás encontrar marcas de excelente calidad, trayectoria y buena reputación por un precio considerablemente inferior.
A su vez, dando una segunda vida a muebles de oficina ayudarás al medio ambiente ya que los muebles que permanecen en uso no necesitan ser desechados ni pasan a ser basura contaminante.

Piensa en la distribución del espacio
Aquí entra en juego el diseño de los espacios de trabajo, ya que van a tener un papel clave en la productividad de las personas.

Escoge mobiliario ergonómico
Escritorio práctico. El lugar de los escritorios anchos y alargados, recurre a escritorio con forma de U o L para que de la sensación de que tu oficina es más espaciosa. Debajo puedes colocar archivadores para tener al alcance tus pertenencias y material de trabajo.

Estantes verticales
Con varias divisiones para almacenar y mantener tus documentos y archivos de oficina.

Sillas operativas
Para favorecer la comodidad y salud del equipo y hacer que el tiempo que invertimos en el trabajo sea cómodo y agradable.

Iluminación de techo
Las lámparas colgantes harán que tu oficina se vea más pequeña y amontonada. Instalar la iluminación en el techo nos ayuda a ahorrar espacio y aligerarlo visualmente.

Olvídate de los muros
Las paredes nos aportan privacidad pero impiden la colaboración del equipo en las oficinas modernas. Conseguir un equilibrio entre privacidad y colaboración es posible cuando le decimos adiós a las paredes cuando recurrimos a otras soluciones que mejoran el espacio de trabajo.
Podemos recurrir a estanterías o pizarras para dividir los espacios de trabajo
Equipa la oficina con mamparas para disminuir la contaminación acústica.

Dale importancia a la iluminación
Las ventanas grandes y la buena iluminación van a dar la sensación de amplitud en tu oficina. Olvídate de cortinas y coloca las mesas de trabajo lo más próximas a las ventanas que puedas para sacarle el máximo partido a la luz solar.
Si no tienes luz natural, recurre a focos de techo o lámparas auxiliares para tu escritorio.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.