Empezar un nuevo negocio conlleva numerosos gastos. Además de los trámites administrativos que supone un proyecto empresarial, la búsqueda de los empleados, la ubicación del negocio, el mobiliario de la oficina… Y un factor que puede pasar desapercibido pero que estará muy presente en las cuentas de la prensa: la factura de la luz. Sin embargo, hay numerosos trucos para evitar que esta se dispare, aquí te contamos cómo puedes ahorrar energía en tu oficina.

 

Busca tu luz

“Busca tu luz” puede parecer la típica frase de libro de Autoayuda, pero no es así. En este caso significa que encuentres la luz más barata acorde con tus necesidades. En esta tarea puede ser de gran ayuda los comparadores de ofertas, que tienen todos los datos de las comercializadoras guardados y con ellos señala cuáles son las tarifas que ofertan la luz más barata para tu empresa. Ni siquiera la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) puede dar una respuesta única a cuál es la compañía eléctrica más barata porque depende de muchos factores, diferentes para cada cliente.

Los metros cuadrados, la maquinaria que precisa de energía, las horas que se consume más… Todo cuenta a la hora de determinar el consumo real y decidir qué tarifa de luz contratar en una oficina. En este enlace te explicamos los pasos que has de seguir para hacer este trámite https://www.tarifasenergia.com/contratar-luz/. Estos pueden cambiar de un año para otro, los usuarios tienen que pensar que contratar luz en 2019 no es lo mismo que hacerlo por ejemplo en 2007 cuando todavía no existían dos mercados diferenciados (el libre y el regulado).

 

Consejos para ahorrar energía en tu oficina

Ahora sí, ha llegado el momento de reducir el consumo energético. Para ello, lo primero que se tiene que hacer es comprometerse por una oficina sostenible y eficiente, y esto precisa de la colaboración de todos los trabajadores. Una vez que están concienciados se pueden seguir estos consejos:

  • Determinar qué es lo que más gasto genera en la oficina. Normalmente gran parte del consumo energético de una oficina procede de la iluminación pero los sistemas de calefacción y el aire acondicionado también cuentan bastante en este cálculo. Por lo tanto, el primer paso sería calcular el consumo real y el ahorro potencial.
  • ¿Cuántas luces son prescindibles? ¿Es necesario que la luz de la sala del café esté encendida todo el tiempo o quizá sería mejor reemplazarla por una que se active cuando detecte presencia?
  • La luz natural es bienvenida. La luz solar es siempre una buena aliada para ahorrar. Si con ella basta para trabajar ¿por qué encender aún así las luces de la oficina?
  • Ordenadores en modo ahorro. En todos los aparatos existe la opción de suspensión cuando han pasado cinco minutos sin su utilización. Si se activa esta función puede suponer un ahorro de más de 50 euros al año por cada ordenador. El mismo proceso para impresoras y fotocopiadoras.
  • Pásate al mundo LED. ¿Tu oficina todavía cuenta con luces tradicionales? Las LED te permitirán ahorrar hasta un 85% de energía.
  • No enciendas el aire acondicionado siempre. En muchas ocasiones, con la ventilación y la temperatura exterior es suficiente para mantener un buen ambiente en el trabajo.

 

No obstante, no solo las empresas quieren reducir su consumo energético, el Parlamento Europeo vigila desde hace tiempo este gasto por parte de los edificios y está cerca de implementar medidas. En este artículo puedes informarte son sus intenciones de manera resumida.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.